Sacos de peso.

Hace unos años hice un par de sacos de peso. Utilicé camisetas viejas y tres kilos de arroz. Les sacamos muchísimo partido. Una vez confeccionados esos dos primeros sacos, se los dí al niño, que hiciera lo que le viniera en gana con ellos. Me sorprendió la cantidad de usos que les dio, se lo ponía sobre la cabeza al andar, lo cargaba bajo el brazo, lo usaba de asiento, de peso en los muslos, de almohada… También aprendí cosas. El primero durmió bajo la lluvia, y se quedó un emplasto de almidón. Adiós, majo, estuvo bien. El segundo no lo cerré entero, dejé un lado con velcro cosido a prueba de Mikel , y El arroz de dentro lo metí en un par de bolsas de autocierre de congelar.

sacorelleno2.jpg

El resultado es que aún sobrevive, pero vacío, la textura cambiaba demasiado y ya no era nada relajante. Por supuesto, acabé recogiendo tres kilos de arroz esparcidos.

Los siguientes experimentos con sacos de peso siguen dando buen resultado, ..jjj duermo con uno. Pero están cerrados a cal y canto con super costura.

Hice un saco de culito, ideal para sentarse, redondo y cosido en espiral para que no se desplace el relleno.

sacotrastornoartista.jpg

Explorando el mundo del relax, el peso, y la añoranza de mi compañeros felinos, y de su peso en mi espalda o piernas, me puse a ello. Camisetas viejas, patrón mental y al lío.

suagatopesofat

Otro gato, con un poco más de detalle, más apretadito, y con otra sensación táctil.

gato2fat

Fin, de momento.

Anuncios

comentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s